Si estás mirando carritos de bebé en Getafe para tu bebé, seguramente te pueda interesar el siguiente post, donde vamos a hablar sobre la evolución de los cochecitos a lo largo de la historia.

Los padres siempre han buscado las maneras para poder desplazar a su bebé de forma cómoda y segura. La información referente a este tema con mayor antigüedad, que data de la época egipcia, ya muestra cómo se ataban a los bebés de diferentes formas en telas para que los padres pudiesen llevarlos consigo. Kent desarrolló una cesta con ruedas en la que los niños podrían sentarse para ser transportados. Esta primera creación fue la que se asimiló a los carritos para bebé en Getafe que puedes encontrar en la actualidad.

La idea del carrito gustó a otros miembros de la familia real y el invento de Kent comenzó a popularizarse, pero obviamente este invento era usado exclusivamente por los padres de la alta sociedad con alta capacidad adquisitiva.

En 1930, la familia Crandall, en los Estados Unidos, creó la primera empresa fabricante de carritos de bebé. Un avance significativo ocurrió en 1889, cuando a William Richardson se le ocurrió que cada rueda podía moverse por separado. Esto aumentó la capacidad para maniobrar el carrito. Posteriormente, en 1920, los cochecitos comenzaron a bajar sus precios haciendo que familias de clase media pudiesen adquirirlos. Además, empezaron a hacerse más grandes y seguros. Se le añadieron frenos y su estructura era cada vez más resistente.

Fue tras la Primera Guerra Mundial cuando empezaron a aparecer diseños más modernos y revolucionarios. La evolución de los carritos llega hasta nuestros días, donde encontramos de diferentes tipos en función de nuestras necesidades.

Ahora que ya conoces la historia de los carritos, desde Todo para el Bebé García, te deseamos una gran compra.